viernes, 28 de junio de 2013

El derecho al olvido en internet llega caducado

La evolución de la protección de datos personales en Internet se encuentra en un punto crucial. El 25 de enero de 2012 las instituciones europeas iniciaron lo que se considera uno de los mayores desafíos afrontados jamás: la aprobación de una propuesta de Reglamento sobreprotección de datos. Esta norma será de obligado cumplimiento en todos los estados miembros de la Unión Europea. Pero no entrará en vigor hasta dentro de cinco años, y entonces puede que Internet ya no sea lo mismo.
El Director de la Agencia Vasca de Protección de Datos, Iñaki Pariente de Prada, reclamó "más agilidad" a los legisladores encargados de desarrollar esta normativa europea que adolece de otra carencia elemental: su falta de coherencia con los avances tecnológicos. "Lo que le falta al reglamento es conocer mejor la situación actual de Internet, afinarse en la línea tecnológica, y que lo jurídico avance más rápido. Lo que necesita es poner en conexión a juristas y técnicos", aseveró.
Con estas palabras explicó la actual situación de la normativa dentro del curso El derecho al olvido en Internet: Utopía o realidad, que dirige en losXXXII Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), y en el que una decena de expertos debatieron sobre la existencia de este derecho y las posibilidades tecnológicas de llevarlo a la práctica.
Pariente de Prada analizó las trascendentes conclusiones dictadas por el Abogado General del Tribunal Superior de Justicia de la UE (TJUE) el pasado martes, cuando se pronunciaba por primera vez desde que existe Internet sobre la responsabilidad de los motores de búsqueda en el tratamiento de datos personales.
El asunto surgió cuando la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) solicitó a Google que retirara una serie de datos personales que afectan a más de 300 personas, a lo que este buscador se negó. Así arrancó este procedimiento que enfrenta ahora a la AEPD con el buscador más importante de Internet. El TJUE decidirá sobre el caso en octubre, pero las conclusiones previas del Abogado General constituyen ya un anticipo de lo que dirá el Tribunal.
Para poder valorar la actuación de Google, primero había que declarar competente a la AEPD y después establecer que el buscador no se limita a replicar datos de otros, sino que realmente los recoge y los trata. Pese a que el Abogado General ha avanzado que Google no tiene obligación de acatar esa orden de la Agencia Española, Pariente de Prada valoró sus conclusiones porque indican precisamente que la AEPD es competente y que los buscadores sí tratan los datos.
"La línea que seguimos en Europa es que las autoridades de control van a poder controlar a los buscadores, y eso es quizás lo más importante que se perseguía con este asunto», subrayó. No obstante, puntualizó que todo esto no supone un gran cambio para el ciudadano que quiere proteger sus datos en la red, ya que el verdadero problema del legislador es «entender cómo funciona el entorno digital".
En lo que afecta a las redes sociales, el reglamento europeo determina que cuando un particular se dirige a alguien que ha tuiteado sus datos personales en Twitter para solicitar que los cancele, el autor de ese tuit debe dirigirse a todos los que le han retuiteado para que ellos también eliminen esos datos, algo que en la práctica resulta imposible. De ahí la demanda de que la legislación se adapte a la situación actual.
El reglamento europeo será una normativa única y vinculante para todos los estados, y además una regulación "estricta y defensora de los derechos fundamentales", por lo que Pariente de Prada confía en que «llegue pronto». La línea europea defiende que si hay una empresa local en el estado, aunque se dedique únicamente a gestionar la publicidad o asuntos colaterales de una empresa multinacional, ese simple hecho determina la competencia de la autoridad de control estatal.
Esto significa que la Agencia Española puede controlar al buscador Google, aunque sea estadounidense.
Al ser preguntado por los periodistas, Pariente de Prada hizo también alusión a la filtración de datos de millones de usuarios a la Administración norteamericana a través de redes sociales. En este sentido, recordó que Facebook y otros de estos servidores presentes en todo el mundo tienen su sede en Estados Unidos y se someten a su legislación propia, que permite el acceso de la Administración a los datos de perfiles personales en redes sociales.
Pese a las dificultades actuales, el ciudadano no queda desprotegido en España. Con la legislación vigente hoy por hoy, las personas disponen de derechos suficientes para oponerse al tratamiento de sus datos y tienen el derecho de solicitar su cancelación en algunos supuestos específicos que prevé la normativa.
Las recomendaciones del Director de la Agencia Vasca de Protección de Datos para evitar problemas son "básicas y de sentido común": pensar siempre antes de actuar, asegurarse de que las páginas de Internet en las que se van a registrar datos personales o hacer compras son seguras y utilizan medios seguros, preocuparse por saber si los datos son eliminados cuando ya no hacen falta y buscar nuestros nombres en los buscadores de vez en cuando para saber qué se publica sobre nosotros. En definitiva, "ser cauteloso, conocer los derechos y utilizarlos".

Patricia Aldama | San Sebastián

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares